revolution

La Revolución Microelectrónica: ¿Fin de la Decadencia?…

En la historia los períodos de decadencia se relacionan con la desaparición de las Civilizaciones y caída de los grandes imperios. Han sido procesos cíclicos de auge y declinación de las culturas.

En el artículo Las Civilizaciones Galaxias Histórico Culturales  enumeramos los 6 aspectos fundamentales de las Culturas encontrando al final una etapa de decadencia y desintegración.

En la Grecia ya decadente el pensador Zenón  de Citio anunciaba el final del período clásico hacia el siglo III a.C. cuando proponía como valores éticos la apatía y la indolencia. Diríamos que fue el primer  existencialista antecediendo en más de 2000 años al romanticismo europeo del siglo XIX que anuncia ‘el fin de la modernidad’. Aquel pensador anunciaba el ‘el fín del perìodo clásico’. 

 Lo que hoy llamamos post-modernidad lleva la firma indeleble de los períodos decadentes:

  • Los valores interiores han perdido su crédito.
  • Esta es una época donde todo es transitorio.
  • Impera la nadificación: cuando la actitud estimativa se transforma, el nihilismo -la negación de todo- es un proceso de inversión de los valores por lo que la nada es llevada a la categoría del ser y del valor.
  • El Desvalor es lo no creador y lo vulgar.
  • Lo Vulgar está encima de lo excelso.
  • Consecuencias: Duda, esterilidad, pesimismo, la náusea vital, la angustia.

Para muchos la causa de la decadencia y la crisis de valores tiene mucho que ver con la globalización en la que ya ha sido anunciado el fin de las ideologías, el fin de la historia, la muerte de Dios y de todo lo que conlleva a la perfección moral, pero al mismo tiempo surge un espacio para las libertades individuales y un sujeto soberano como ya analizamos en el artículo LA GLOBALIZACIÓN: UNA NUEVA PERSPECTIVA GEOGRÁFICA DE LA SOBERANÍA.

Sabemos que por una parte la decadencia va implícita en la era global. Pero también por otra parte la plenitud de las libertades individuales anuncian una nueva etapa de la historia y encontramos una muestra muy lúcida de ello en El Manifiesto Hacker que anuncia la llegada del sujeto soberano:

“Un mundo sin colores, sin nacionalidades, sin prejuicios religiosos, sin guerras, sin mentiras, un mundo donde la superioridad sea considerada por la inteligencia humana y el conocimiento, un mundo donde después de todo podemos llegar a ser iguales”…

La curiosidad, el empeño por la verdad como valor y el rol estelar de la inteligencia humana sin duda es algo hace un llamado a la supremacía de la razón la ‘revolución microelectrónica’ en la era global promete ser una luz al final del tunel.  Hoy en día las redes sociales con las masas interconectadas a nivel mundial hacen presión por un mundo distinto: wikileaks, wikipedia, twitter son un ejemplo donde un mensaje puede propagarse al mundo en minutos. Ésto sugiere algo como el título del libro de Fernando Mires:

“La Revolución que nadie soñó: o la otra Postmodernidad”.

Estamos a las puertas de otro período de la historia. En su obra el citado autor señala:

“La terminología científica del presente, se ha llenado de signos que provienen del saber microlectrónico; muchas de nuestras estructuras mentales imitan programas computacionales, de la misma manera que éstos imitaron a los mentales”.

La revolución microelectrónica está cambiando la vida de las personas y es un proceso propio de la globalización que interconecta a los individuos de todas las culturas, de todas las nacionalidades, de todas las Civilizaciones impulsando un modelo de relaciones humanas que puede reflejar la estructura propia de la red. Mientras el modelo de las relaciones humanas de la era industrial reproducía en la sociedad el orden social jerarquizado propio de las fábricas, en el modelo de la era electrónica el individuo se convierte en sujeto soberano que toma sus propias decisiones. La decadencia, el caos y la crisis de valores irán siendo superadas mientras el individuo pueda alcanzar una plenitud de conciencia que le permitan la capacidad de “darse cuenta de sí”… 

Por más que dude no puedo dudar que pienso… y si pienso, Soy algo, ¡Existo!… -René Descartes.

Fin Del Discurso.

Prof. Arquímedes Marconi (2016).

Tus comentarios son importantes...