soberanía

La Globalización: Una Nueva Perspectiva Geográfica de la Soberanía.

Contenidos:

 

Introducción

Incidencias de la Globalización en la noción de Estado – Nación y Territorio.

Incidencias de la Globalización en las libertades individuales.

Conclusiones

Bibliografía.

Introducción:

 

A continuación presentamos una serie de consideraciones acerca del concepto de Soberanía y sus nuevas perspectivas ante el siglo XXI. Estados Soberanos Vs. Sujetos Soberanos, contradicción que marca un punto de partida fundamental para entender la presión interna que ejerce la globalización desde la aparición de las redes sociales, y la presión externa desde la comunidad internacional sobre una serie de asuntos que han sido potestad exclusiva del Estado nacional.

Incidencias de la Globalización en la noción de Estado – Nación y Territorio.

 

Sobre el Concepto tradicional de la Soberanía territorial del Estado Nación, señala Giménez (2004):

Hemos apreciado que la condición elemental para obtener la estatalidad es la de gozar de la soberanía territorial la cual involucra, que dentro del dominio territorial la jurisdicción es ejercida por el estado, sobre las personas y las propiedades con exclusión de otros estados. Es el poder general del Gobierno para imponer su autoridad sobre personas y cosas dentro de su espacio. (Gimenez, 2004: 25).

Sin duda que uno de los aspectos fundamentales sobre los cuales se constituye un Estado es el territorio, asociando todo lo que sobre él exista como objeto sujeto a su soberanía. La política de las Repúblicas occidentales, otorgan a las diferentes formas de sufragio la delegación de la soberanía de los individuos en manos del Estado. Pero el estado trata de ejercer a su vez por un control sobre: a) Una Población permanente. b) Un territorio definido ó determinado. c) Un Gobierno. d) La Capacidad para establecer relaciones con otros estados (22-12-1933 Convenio Panamericano ratificado por dieciséis países, Incluyendo los Estados Unidos en el Artículo 1º).

La Globalización incide directamente en todos esos aspectos y particularmente en la población, la integración de la Sociedad, el territorio y las fronteras de los países de una misma región. Sobre los cambios introducidos por la Globalización, comenta Zemelman (1992):

La Globalización constituye el estadio supremo de la internacionalización, la amplificación en “sistema mundo” de todos los lugares y de todos los individuos, aunque a diferentes niveles. En éste sentido, con la unificación del planeta, la tierra se convierte en un solo y único “mundo” y asistimos a una refundación de la “totalidad tierra” (Zemelman, 1992: 9).

La Globalización ha incidido fuertemente en el concepto de mundialización. Gracias a los modernos sistemas de telecomunicaciones, McLuhan plasmó por primera vez el término “Aldea Global” a finales de los 70’s inspirado en una fotografía de la tierra tomada desde el espacio (entrando en la concepción de escala que sugiere la idea del planeta como un todo). Al respecto señalaba que el impulso del cambio integrador, tiene en primer lugar una base económica y en segundo lugar, una base jurídico-política e ideológica:

El hombre electrónico pierde contacto con el concepto de un centro director así como las restricciones de las reglas sociales basadas en la interconexión. Las jerarquías se disuelven y reforman en forma constante, el ordenador, el satélite, la base de datos y la naciente corporación multiportadora de telecomunicaciones separarán lo que quede del viejo genio con orientación hacia lo impreso al disminuir el número de personas en el lugar de trabajo destruyendo lo que quede de intimidad personal, y desestabilizando desde el punto de vista analítico a naciones enteras a través de la transferencia información sin censura a través de las fronteras nacionales por medio de infinitas unidades de microondas y satélites interactivos. El siglo XXI será la era de Acuario, por consentimiento general. El pensamiento del hemisferio izquierdo se atrofiará, sumergido en el espacio acústico. (McLuhan, 1999: 6).

Analizando éste fragmento que resume magistralmente el pensamiento de McLuhan, obtenemos una explicación que plantea el origen del debilitamiento tradicional de soberanía de los estados, es la aparición lo que éste autor llamo el hombre electrónico. Las restricciones sociales, incluídas principalmente las leyes y el poder del Estado, se reducen e inclusive desaparecen, desde el mismo momento en que aparece la interconexión. Por eso señala que el hombre electrónico pierde contacto con el Concepto de un Centro director. Ésta idea advierte que de facto ha cambiado el concepto de soberanía tradicional, desde el momento en que el acatamiento de la autoridad del estado no determina ya la opción del individuo frente a su posibilidad de comunicarse, asociarse, organizarse, y de concebir la realidad, incluyendo el concepto mismo de justicia.

Un Concepto muy claro de todo esto que vislumbrara McLuhan en la transferencia información sin censura a través de las fronteras nacionales podemos verlo muy claro en el efecto causado por las llamadas redes sociales (entre las más conocidas las de Twitter y facebook) que toman fuerza a partir del año 2000, y por medio de las cuales la gente se organiza para asistir a eventos de protestas y movilizaciones masivas, en las que inclusive actualmente se han venido tambaleando los viejos estados Tradicionales. Una muestra de eso es la inestabilidad en los estados monárquicos del medio oriente, una civilización en la que por cierto los valores democráticos han tenido un lento proceso de evolución y en el cual la penetración de éstas tecnologías se veían muy lejanas: ya vemos que se ha roto el velo entre las civilizaciones. El avance de las telecomunicaciones ha permitido que ese pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad (mítica frase pronunciada por Neil Amstrong el 11 de julio de 1969, Comandante de la Misión Apollo 11 cuando puso sus pies en la superficie lunar), se traduzca de manera efectiva en un proceso global, en el que cobra vigencia una revalorización del concepto del individuo, en búsqueda de mayores libertades, haciendo uso de las telecomunicaciones para combatir los aparatos ideológicos del Estado. Louis Althusser (1970), introdujo el Concepto de Superestructuras que sustentan al Estado-nación tradicional, y que las mismas consisten en el mantenimiento y aceptación de los aparatos ideológicos del Estado. Acertó aún desde su posición estructuralista – marxista, ciertamente en el hecho de que las Estructuras Sociales son las que van a ir derribando paulatinamente la sumisión del individuo, debilitando esas Superestructuras, sustentadas en bases jurídico-políticas e ideológicas.

Desde el punto de vista del territorio. Se produce lo que se ha dado a conocer en las ciencias sociales como socioespacios – fronterizos, en los cuales: se pasa con mucha frecuencia de la relación Espacio-Poder, entendida como Idea-Fuerza de lo geopolítico, a una relación Espacio-Recurso como una Idea-Fuerza de la geoeconomía y de la geoestrategia. En otro caso, sencillamente se piensa que estamos en la transición del Estado-Nación al Estado-Región (Parada, 1996: 6).

Por tanto los territorios van debilitando los cimientos tradicionales físicos sobre los que se fijan las fronteras, y se van creando Zonas de Integración Fronteriza (ZIF) de intercambio comercial donde antes habían guerras, y todo esto producto de la globalización.

En los discursos geopolíticos de la actualidad, los Estados nacionales en la doctrina de seguridad y defensa, conciben a las fronteras como límite y espacio de conflictos. Pero por otro lado, los pueblos cercanos a las fronteras, se convierten en sujetos sin fronteras. Son hombres vinculados antropológica y sociológicamente con sus vecinos. Más adelante señala Parada (1999):

Desde la concepción global hasta la posmoderna las fronteras, en el sentido político y geopolítico que le dio la posmodernidad, sencillamente han desaparecido o están a punto de fallecer. La figura de Estados – Nación se hace añicos frente a la globalización, apareciendo formas de estado como la que denominamos “Estado – Región” , en las que son más importantes los procesos de integración que la vieja polémica de la frontera y el límite (Parada, 1996: 6).

En lo que respecta a la aparición de los Estados Regionales, nos acercaríamos mucho al ámbito de lo que son las Civilizaciones ó Culturas (así con mayúscula). Las Civilizaciones son un tema muy complejo que requeriría un análisis muy grande en otro trabajo, pero podemos definirlas como grandes entidades histórico-culturales, “grandes galaxias históricas” como las llamara Toynbee. Civilización de acuerdo al Diccionario de la RAE se define como: “Estadio cultural propio de las sociedades humanas más avanzadas por el nivel de su ciencia, artes, ideas y costumbres”.

Podemos entonces vislumbrar como la Soberanía de los Estados, pasará por eslabones de Desarrollo que muy probablemente nos llevarán de Estados- Nación, a los Estados – Región, y los Estados región pasarán muy probablemente a conformarse en Núcleos Culturales ó Civilizaciones, mismas que su vez llegarán a una etapa de integración muy avanzada, conformando una Sociedad Planetaria, Civilización Global o Civilización Planetaria figuras que no nos aventuramos a delinear con claridad, y que preferimos dejarle a futurólogos y escritores de ciencia ficción.

Son a escala global, más importantes los procesos de integración que la vieja polémica de la frontera y el límite. Éstos problemas no desaparecen pero conforman otra agenda interior, la del desarrollo regional fronterizo, como condición básica para entrar al mercado con mejores formas de intercambio. Como puede observarse, la globalización trae consigo la desterritorialización económica, social y cultural. En estas nuevas dimensiones el término frontera amplía su significado y de ser parte de un discurso geopolítico, pasó a tener significaciones socio-antropo-ambientales, dejando de lado las viejas concepciones de la seguridad y defensa quiere caer ante la hegemonía del económico para refugiarse, como último recodo, en una nueva concepción de la seguridad y la defensa: seguridad social, ambiental, algo alimentaria, económica, seguridad regional, seguridad democrática, que incluye la defensa, pero sólo como una de sus componentes. La síntesis geoeconómico- estratégico (espacio-recurso) es la nueva dimensión discursiva del poder.

Diferentes formas de Estado han constituido diferentes significados de la soberanía y se asocia con diferentes percepciones de la territorialidad en el tiempo y en todo lugar (Bartelson, 1995, citado por Biersteker, 2006, p. 158).

Estamos en el tiempo tal como afirma Biersteker, de los Estados – Región basados en la Concepción del Estado democrático.

Incidencias de la Globalización en las libertades individuales.

 

Como podía expresarlo Deleuze y Guattari (1993): “ la única frontera y soberanía que hoy tiene el sujeto, es la que él tiene de sí mismo”, porque para estos autores conceptos como los de frontera o soberanía son subjetivos.

Bergalli y Resta cuando escriben (1996):

La soberanía se retira de los lugares centrales de decisión y se transforma instrumento de emancipación; deviene lugar de reivindicación de autonomías y de igualdades que permitan redescubrir lo que habría podido ser. La soberanía sobre las decisiones de pueblos enteros y, cosa inquietante, la necesaria soberanía de cada uno sobre su propio cuerpo, ya colonizado con las tecnologías impuestas por las necesidades cada vez más fuertes de protagonismo, marcan nuevos desafíos y se imponen nuevos cambios de lenguaje… (p. 10).

La soberanía toma entonces nuevos ámbitos en los que es necesario conceptualizar algo más allá de los Estados Nacionales, y en los que la libertad del individuo ya no se limita por ejércitos, ni por vía de la gerencia de la violencia legítima del Estado en lenguaje de Harold Laswell. En otro orden de ideas, encontramos también una gran dificultad del Estado para regular la soberanía de sus individuos, y un ejemplo de esto nos muestra el caso de Francia, donde se ha prohibido a las mujeres musulmanas usar el velo, enfrentando una ola de protestas masivas por parte de la colonia musulmana. Vemos entonces, una cambio esencial en la relación Estado Soberano – Ciudadano y Estado Soberano – Individuo soberano (muchas de las mujeres que ahora protestan en Francia no son ciudadanos franceses). El Ciudadano de un país está sujeto a cumplir las leyes del país donde reside… ¿pero cómo legislar sobre las diferencias culturales?, los extranjeros residentes dentro de los estados nacionales democráticos, hacen difícil una posición jurídica que se adapte a las diferencias culturales. Al respecto señala Sartori (2001):

“la integración intercultural no está exenta de dificultades, y existen cuatro niveles de extrañeza intercultural. Las dos más asimilables son las diferencias de la lengua y las costumbres. Las dos segundas son las extrañezas radicales más difíciles de asimilar: La religión y la raza” (Sartori, 2001:107-108).

Con esto vemos que las diferencias interculturales son aspectos sobre los que es muy difícil legislar. Y el tema de la religión y los problemas raciales (entendidos como etnias) son niveles profundos de fractura entre los individuos de diferentes culturas.

Las Operaciones psicológicas de los manuales de defensa tradicionales -que corresponde siempre al estado aplicar a través de las fuerzas armadas y los cuerpos de inteligencia- quedan ya sin efecto desde el momento que las redes sociales comienzan a transmitir una realidad y una información muy distinta a la que transmiten los ejércitos para controlar a la población. El momento en que el acceso a la información se hizo libre, simultáneo y accesible para todo el mundo, el factor sorpresa y extramuros de los ejércitos nacionales se ve franqueado, por situaciones en las que ya no es posible controlar a la población. Entonces como señalan Bergalli y Resta (1996): la soberanía se transforma en un instrumento de Emancipación, que deviene en reivindicación de autonomías y de igualdades (1996:10).

La soberanía del Estado nacional va perdiendo fuerza frente a los intereses de de masas sociales cuyo medio de convocatoria se ha hecho intangible en el espacio físico. Es decir, el Concepto de Soberanía tradicional del Estado Nación, es limitado al sostenerse en el esquema de la irrupción física del individuo, las fronteras nacionales y la regulación de la información.

Conclusiones:

 

  • La noción Estado – nación va cediendo al dinamismo Estado- Región.
  • Las fronteras son cada vez más dinámica y van pasando a ser Zonas de Integración fronteriza más que líneas divisorias.
  • Las soberanías internas de los estados van teniendo presión externa desde la comunidad de naciones: aparece una nueva soberanía global.
  • El Estado Soberano recibe la presión Interna Sujeto Soberano.
  • La economía de mercado y las telecomunicaciones se van convirtiendo en un fenómeno con una dinámica muy difícil de intervenir y controlar.

Fin del Discurso.

 

Prof. Arquímedes Rivero González (2014).
Geógrafo, historiador e Internacionalista.

Bibliografía:

 

ALTHUSSER, Louis. (1970). Ideología y Aparatos Ideológicos del Estado. Madrid: Los Comuneros.

BERGALLI, Roberto y RESTA, Eligio. (1996). La Soberanía: un Principio que se Derrumba. Aspectos Metodológicos y Jurídico-Políticos. España: Paidós.

Biersteker, Jhon. (2006). : State, Sovereignty and Territory. [Estado, Soberanía y Territorio]. EnCarlsnaes, W. (2006). Handbook of International Relations. (pp. 157- 176). Londres: SAGE.

DELEUZE, Gilles y GUATTARI, Félix. (1993). ¿Qué es la filosofía? España: Anagrama.

GIMENEZ, Gaudy (2004). La Legítima Defensa del Territorio de Venezuela. Caracas: Imprenta de la Guardia Nacional.

MCLUHAN, Marshall (1996). La Aldea Global. Barcelona: Gedisa.

Parada, Rafael (1999, 7 de febrero). Las Fronteras: Entre la Geopolítica y la Geoeconomía. Últimas Noticias. pp. 6-7.

Sartori, Giovanni (2001). La Sociedad Multiétnica: Pluralismo, Multiculturalismo y Extranjeros. Madrid: Santillana.

ZEMELMAN, Hugo (1992). Los Horizontes de la Razón. Barcelona: Anthropos.

2 pensamientos sobre “La Globalización: Una Nueva Perspectiva Geográfica de la Soberanía.”

Tus comentarios son importantes...