silencio

El Silencio: piedra angular de la sabiduría.

Contenidos:

Introducción
El silencio y la sabiduría
El silencio para los egipcios
El silencio en el arte
El silencio en la cultura china
El silencio en el cristianismo
El silencio en la Francmasonería
El silencio: valor del espíritu
Conclusiones
Referencias
Bibliografía

Introducción:

 

El Silencio según afirma Albert Mackey:  “Es un símbolo de la verdad divina. La búsqueda de lo que también hicieron los filósofos y sacerdotes de los antiguos los misterios”.  Es por ello que la Historia nos muestra los orígenes míticos de las leyendas que conservan muy velado, el profundo significado del Silencio para los Herméticos y ocultistas de las Escuelas de los Antiguos Misterios y las numerosas sectas, sociedades iniciáticas y órdenes sacerdotales que conservaron estas enseñanzas en todas las Culturas ó Civilizaciones.

El Silencio es la máxima alegoría del secreto, de la prudencia, de la conciencia. Veremos el parecido que tiene con el mítico Horus de los egipcios, Harpócrates para los griegos, Hermes Trismegistum (cuyas obras sirvieron de gran Inspiración a Cicerón en Roma), también para los grandes iniciados del Medio Oriente como Zoroastro de Persia, Buda de la India, Confucio, Lao Tze y el Maestro Chuang Tzu de la China, el Verbo de las sagradas escrituras en el Evangelio según San Juan.

____________________________________

“El Silencio tiene su lenguaje, sabe hacerse entender”…

____________________________________

El silencio y la sabiduría:

 

«El silencio es la primera piedra del templo de la sabiduría»  escribió Pitágoras hacia el siglo VI a. C. Es precisamente la sabiduría, del hombre prudente, la que lo obliga a adoptar el silencio,
para hacer máximo uso del poder del pensamiento, analizar y tener una actitud de templanza, de control en los momentos en que la vida nos exige el máximo dominio de las pasiones antes de decir o revelar cosas.

Según Diógenes Laercio, el biógrafo de los filósofos antiguos, fue Pitágoras quien introdujo el nombre de “filósofo”; y quien dijo que “nadie es sabio fuera de Dios, sino amigo de la sabiduría”. Para Pitágoras, de manera muchísimo más estricta aún que para los otros pensadores de su tiempo, la filosofía es un modo de vivir ascético, silencioso y controlado (Giannini, 1991:28).

Es por ello que para exigirnos el máximo control y concentración, necesitamos el silencio, que es un Importante Factor de Adelanto, “saber, osar, querer y callar que son las cuatro leyes del Iniciado”. (Adoum, 2002).

Eurípides de Salamina, uno de los tres grandes poetas de Grecia hacia el siglo V a.C., escribió: «Habla si tienes palabras más fuertes que el silencio; sino, guarda silencio».

El Silencio nos obliga a conservar discreción: “El Secreto de los maestros se custodia en un cofre de coral rodeado de marfil (la boca), que sólo se abre por medio de una llave preciosa (la lengua) y por cuya conservación deben velar aquéllos con el mayor cuidado (1)” (Abrines,, 1960: 539). «La lengua es lo mejor y lo peor que poseen los hombres» escribió Anárcasis de Escitia, según biografía escrita por Diógenes Laercio hacia el siglo III d. C.

El silencio para los egipcios:

 

El Hijo de Osiris e Isis. Horus, quien le gana la batalla a Set, era el principal agente del Panteón Egipcio. Así el Silencio es una de las virtudes a través del cual el bien triunfa sobre el Mal ( Regardiz Amaro, 2004: 21-22).

Resultado de imagen para HarpócratesEl Dios Horus [es representado] bajo apariencia de ‘Horus-niño’ (o joven). Lleva por vestido (en Grecia) una piel de lobo cuajada de ojos y orejas, con lo que quiere decir que debemos verlo y oírlo todo, pero hablar poco. Los romanos adoptaron
esta divinidad y colocaron su estatua a la entrada de sus templos para indicar que para comunicarse con los dioses es necesario hacerlo con circunspección […].  Llamado también (en Egipto) Ehoou, llevaba el disco solar en la cabeza y el cabello dorado, era considerado “dios del silencio” y del misterio” (2). (Blavatsky, 1889).

Resultado de imagen para HarpócratesSegún Frau Abrines, Horus viene a completar el mito de la antigua Leyenda Solar de la Mitología Egipcia, y forma la Trinidad junto a Isis y Osiris, sus padres.

Osiris, el Sol es el padre e Isis es la la tierra, Horo (Horus) hijo de Osiris (La Luz) y de la viuda Isis (La naturaleza), representa la unión de la sabiduría, de lo espiritual y la de la fuerza, de lo que  mueve en el mundo físico.

De allí que la Leyenda de Horus proveniente de la mitología egipcia, tome importancia para nosotros. Horus venció a Seth (el mal), para hacer reinar siempre la luz sobre las tinieblas:

EResultado de imagen para Horusl Nombre de Horus significa “Aquel que está encima” y probablemente está relacionado con “su estatus como el Dios del Cielo y del Alto Vuelo del Halcón (…) Desde el período tardío (747 a.C) aparece con forma de niño. Horpajered (al que los griegos llamaban Harpócrates) en una estela conocida como el cipo de Horus. Normalmente se le representaba pisando Cocodrilos y agarrando serpientes, escorpiones y otros animales peligrosos”. (Gahlin, 2007: 24-35).

La Luz brilló entonces, cuando Horus (La Prudencia) venció a las alimañas infernales que plagaban la tierra (las pasiones). Es por eso que la prudencia y la discresión, son elementos fundamentales que fundamentan la Esencia del hombre circunspecto quien busca la esencia reflejado frente al espejo, entre la escuadra (la materia) y el compás (el espíritu), debemos trascender para retomar el camino, mirándonos hacia dentro e interiorizando en Silencio, la verdad, el verbo, la palabra sagrada, que está guardada dentro de nosotros mismos, En todas las Civilizaciones el Silencio ha significado el máximo símbolo de la Prudencia, así observamos en la Tradición Hindú, una Frase profunda de Buda hacia el Siglo VI a. C. “El Silencio tiene su lenguaje, sabe hacerse entender”. cuando un hombre guarda silencio, hace gala manifiesta de sabiduría, y aún más frente a situaciones en las que los comentarios están de más. un silencio en ciertas circunstancias puede inclusive ser señal de no aceptar alguna situación, y desaprobarla, como por el contrario puede ser señal de admiración.

El silencio en el arte:

 

Imagen relacionada
Lorenzo el Magnífico

Por citar un ejemplo de la historia, la contemplación en silencio de una obra de arte, puede dar lugar a una máxima y conmovedora expresión del espíritu: Lorenzo de Médici (Lorenzo el Magnífico) por citar un ejemplo, al ver por primera vez a la Gioconda de Da Vinci, entró al estudio en completo silencio, miró la obra contemplativamente sin mediar palabras, lloró, se secó las lágrimas y se retiró del taller del artista. Fue tan grande su admiración, que desde entonces Da Vinci gozó de la protección del Príncipe. Algo similar pasó con el maestro artesano de Instrumentos, Antonio Stradivarius, cuando al ser escuchado por primera vez uno de sus violines, el Crítico Principal, MaImagen relacionadaestro de Cámara del Rey Felipe V de España (famoso por el rigor de su exigencia), se paró de la silla en un gesto de asombro, sin emitir palabras en una impresión que jamás había mostrado… ¿qué palabra podían haber expresado lo que sintió.? “El Sonido del Silencio es Interno”, tal como escribió Jorge Adoum (2002) :

La voz interna es la voz del Silencio, la voz del ser recóndito. Se hace oír a cada instante y en aquel que aspira, inspira y piensa, es la Voz que nos guía cada minuto de nuestra vida (…) ‘Yo Soy’ tiene el Lenguaje del silencio, habla a la conciencia con su propia tonalidad. La Conciencia es el Libro Blanco, en el cual ‘Yo Soy’ Graba su Ley Divina con la voz del Silencio (3)”. (Adoum, 2002. Cap. VII: Y el Verbo se Hizo Carne).

El silencio en la cultura china:

 

Imagen relacionada
Confucio. Siglo V a. C.

En otro Orden de ideas, analizando la siguiente frase de Confucio en la Antigua China hacia el Siglo V a.C. “El silencio es un amigo que jamás traiciona”. Se deduce que ni al más amigo, podemos revelarle ciertos secretos que nos han sido comunicados por vía iniciática y que  nos han sido revelados, ya que la traición del que consideramos amigo, es siempre probable. Concluye con una frase lapidaria de todos los tiempos, otro Gran Filósofo Chino de la misma época de Confucio, el gran Lao Tse: ”El Hombre es esclavo de lo que dice… y dueño de lo que calla”… frase que acuñó hacia el Siglo IV a.C.

Maestro Chuang Tzu (Sun Tzu) siglo V a.C.

El Maestro Chuang—Tzu escribió que el Silencio se mueve en una esfera que las palabras no pueden alcanzar y que: “Cuanto más hablas del camino, más te alejas de él”, es decir, el mucho hablar diluye la acción: El Verbo.

El silencio en el cristianismo:

Resultado de imagen para monjes cristianos
Monje trapense

El voto de silencio fue uno de las más fuertes pruebas de los monjes que se iniciaron en muchas órdenes sacerdotales de la edad media para obligarlos a la concentración y comunión contemplativa. Los sacerdotes católicos cada cierto tiempo hacen un retiro espiritual en silencio para conectarse con Dios. Si revisamos las Sagradas Escrituras Cristianas, encontramos la frase latina: In principio erat Ver-bum, et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum (Evangelio de San Juan. 1: 1-14). Analizando esta frase, entendemos que el verbo, la esencia activa generadora (“en Principio era el verbo”) es la acción, y ella se une con lo espiritual : (“y el verbo era con Dios”), y ambas: acción y espíritu, conforman al ser (“y el verbo era Dios”) es decir, el verbo: acción y espíritu, conforma la esencia de la sabiduría y es la guía para no extraviarnos en el camino. Las palabras son concebidas como acción  como una fuerza motora y el silencio las contiene. Por eso la maldición es considerada un pecado, y el silencio nos mantiene al margen de seguir cometiendo faltas ante Dios.

El silencio en la Francmasonería:

 

Para Resultado de imagen para la francmasoneríala Francmasonería misteriosa orden Iniciática occidental, el silencio es la base del Secreto. En el simbolismo masónico la abertura del compás tiene un ángulo que representa el poder de nuestra razón, traducido en la acción sobre el mundo material (representado por La Escuadra), representa nuestro progreso (tanto interno como externo), el cual se traduce en la superación de cualquier extravío, haciendo que el espíritu, manifestado en idea y a su vez en acción (verbo), integre nuestro ser con absoluta coherencia: es decir, que no haya contradicciones en nosotros, para materializar lo que la conciencia nos dicta.

Según el Lorenzo Frau Abrines el silencio es una virtud, gracias a la cual se corrigen muchos defectos, con ella se aprende a ser prudente con las faltas que se observen (Abrines, 1960: 548).

Para los francmasones no solo corregimos nuestros defectos con el silencio, sino que también con él aprendemos a escuchar y silenciar también muchos defectos que se manifiestan en los demás: Un instante de silencio dice más que mil palabras.

“Para los masones el silencio esta representado por la cuchara de albañil, también llamada llana, pues con ella el albañil aun hoy toma el cemento y los esparce en la hilera de ladrillos, debidamente niveladas y aplomada, para construir la edificación material y cubrir con la capa de cemento el sostén que permitirá agregar la próxima hilera, eso mismo hacen con la llana de la paciencia y el silencio, extendiendo una capa de bondad sobre los defectos que vemos en nosotros y en los demás…” (Nolini Kanta Gupta, 2009).

El silencio: valor del espíritu

 

Resultado de imagen para Fénix espíritu
El Ave Fénix

Decía Cicerón que otra característica del Hombre virtuoso, misma que lo hace digno de confianza, es la prudencia (Ciccero, de Officiis II: 32 – 35). Por supuesto que al depositar la confianza en alguien, esperamos que el individuo sea prudente, nada más hermoso que el control de la palabra para que veamos cómo luce y adorna cada expresión verbal de quien la practica: es verdaderamente el signo manifiesto de un hombre virtuoso.

_________________________________________

“Tú eres tu Maestro y tu Dios. Tú eres TU MISMO, el objeto de tus investigaciones, la incesante “voz” que resuena a través de las eternidades…”

_____________________________________

“Yo me dije, vigilare mis caminos para no pecar con mi lengua. He puesto una guardia a mi boca.” (Salmo 39:2-3).

«¡Mira! Tú has llegado a ser la luz, tú te has convertido en el Sonido, Tú eres tu Maestro y tu Dios. Tú eres TU MISMO, el objeto de tus investigaciones, la incesante “voz” que resuena a través de las eternidades, libre de cambio, exenta de pecado, los siete sonidos en uno solo, la “VOZ DEL SILENCIO”.(Madame Blavatsky, La Voz del Silencio, 1889).

El Silencio es, pues, la realización de nuestro mundo interior, sin el cual será imposible llegar a una revelación, misma que podría ser sólo un instante de armonía con la conciencia suprema en el que el ser asume las riendas de su destino, es decir, del verbo que lo llevará a la acción: “la Sabiduría Omnisciente de nuestro propio ser realmente se os revelará, pues, directamente en el Sanctasanctórum de la Comprensión Interior, como premio de la persistencia de vuestros esfuerzos en ésta búsqueda silenciosa”(Lavagnini, 2003).

Conclusiones:

 

  • El Silencio es y debe ser una acción consciente que nos guía por el sendero de la prudencia y de la acción bien razonada.
  • El Silencio es sendero, es la prudencia que lleva al Maestro a encontrarse con la razón.
  • El silencio nos permite conocer y encontrar que la verdad, está dentro de nosotros mismos y que: visitando el Interior de la Tierra, reflexionando encontraremos en nuestro Interior la Piedra Oculta.
  • El silencio es guía suprema del Hombre consciente, prudente, controlado, confiable, inteligente, decidido, ya que mientras más se  habla, más se aparta el iniciado del camino como afirmaran los filósofos de la antigüedad.

 

Referencias:

 

1.  Lorenzo Frau Abrines ha sido escritor de uno de los diccionarios enciclopédicos de la Francmasonería más conocidos en lengua Castellana, con 5 Tomos publicados por primera vez en 1955 por la Compañía General de Ediciones del Valle de México.

2. Helena Petrovna Blavatsky, mejor conocida como Madame Blavatsky es una escirotra rusa conocida en los estudios ocultistas por una extensa obra escrita sobre el particular a finales del siglo XIX. Figura como la fundadura principal de la Sociedad Teosófica, muy extendida en Europa. Entre sus Obras se encuentran Isis sin Velo (en 5 Tomos), y La Voz del Silencio que citamos aquí. Hoy en día, acuciosos investigadores están cuestionando la originalidad de sus Obras, encontrando que copió numerosos pasajes de otros autores y plagió deliberadamente otros libros, para hacer una compilación de temas que integró muchas veces sin un sentido muy claro ni preciso.

3. Jorge Adoum nació en 1897 en el Libano, y perteneció a una familia católicoromana, Llegó a ser Médico y se estableció en Guayaquil después de un periplo por varios países latinoamericanos después de la I Guerra Mundial. Muere en 1958 a la edad de 61 años. Aunque fue un prolífico escritor, no se conoce ningún curriculum vitae suyo, como no sean las referencias escasas de su hijo. No hay datos suyos en la contratapa de ninguno de sus numerosos libros permaneciendo buena parte de su vida en el misterio.

4. La Renuncia en el Mundo y en las Almas, en el Libro XXXV: Capítulo 2. Este Fragmento pertenece a la Obra del Monje Católico Santiago Bovisio, creador de la Orden Savonaroliana
a principios del Siglo XX, en plena modernidad.

Bibliografía:

 

1. Aivanhov Omraam que es un escritor sobre masonería cuyos artículos circulan en una serie de artículos por la web.

2. Mikhaél (1998). La vía del Silencio. Francia: Ediciones Proveta – Fréjus Cedes. pp.56-61.

3. Arnau, Juan (2007). Lenguaje y Silencio en las Tradiciones Budistas. En Revista N° 19 de Ciencia de las Religiones de la Universidad de Barcelona. España: pp. 85 – 105.

4. Blavatsky, H.P. (1889). La Voz del Silencio. Londres: Theoso-phical Publishing Co.

5. Frau Abrines, Lorenzo (19 60). Diccionario Enciclopédico Abreviado de la Francmasonería. 2da. Ed. Mexico: Compañía General de Ediciones.

6. Gahlin, Lucía (2007). Egipto: Mitos, Dioses y Religión. Madrid: EDIMAT. pp. 34 -35.

7. Giannini, Humberto (1991) Breve Historia de la Filosofía. Chile: Universitaria.

8. 9. Machey, Albert (1975). Mackey, The Symbolism of Freemasonry : Its Science, Philosophy, Legends, Myths, and Symbolism. Chicago: Charles T. Powner Company, 1975.

10. Nolini Kanta Gupta. (2009). El Silencio en la Masonería. España: Cosmonexus.

Dirección URL:

< http://rey-salomon. blogspot.com/2009/05/el-silencio-en-la-masoneria.html>

[Consulta: 14 de jul. 2010]

Tus comentarios son importantes...