Vanguardismo

El Progreso y la Razón: Notas sobre su Historia III.

En el Primer Ensayo dimos pinceladas acerca de algunos personajes estelares del entendimiento humano y la Razón. En el Segundo Ensayo relatamos el auge y la declinación del ideal del progreso moderno. Relataremos ahora breves palabras acerca del Periodo de la Guerra Total. Término que utilizó el historiador británico Erick Hobsbawn para referirse al Período de la I y II Guerras Mundiales del siglo XX.

En lo que llamamos «La Post-Modernidad» nos encontramos con el colapso del ideal iluminista del Progreso del siglo XVIII. El arte vanguardista retrató la miseria y la guerra total que amenazaban a la humanidad hacia principios del siglo XX. El positivismo de Comte en Francia y el pragmatismo de John Dewey estaban teniendo lugar en el concepto utilitarista americano y relativo del progreso occidental que aún permanece vigente. Lo pragmàtico tuvo como características el ser útil, cierto, preciso, constructivo y relativo, en el sentido de no aceptar ningún absoluto ni ninguna visión perfeccionista o liberadora del mundo más allá de lo que fuese útil a la conveniencia particular. Así mismo el pragmatismo estadounidense de Sanders, Pierce y Dewey consideraban que las ideas del Progreso debían acabar con las discusiones filosóficas estériles.  De manera que la ideología de tiempos de la Ilustración cedió paso al individuo soberano y pragmático del siglo XXI. Es útil recalcar que el positivismo tuvo como epicentro a Francia mientras el pragmatismo se desarrolló en EEUU. El Positivismo preciosista francés se mantuvo apegado a la Razón y la perfección de cada objeto creado por ella (en eso se mantuvo muy similar a la Ilustración) mientras el Pragmatismo fue individualista con un objetivo simple: el desarrollo del individuo y de todo lo que resultara provechoso para él sin el dilema de la perfección moral. Algo muy vigente en la sociedad moderna,

A pesar de la lúcida advertencia del arte vanguardista que denunciaba cláramente el colapso del Progreso y La Razón el mundo europeo con sus Colonias se embarcó hacia los años 30′s del siglo XX en una Guerra Total entre tres sistemas políticos antagónicos e incompatibles: El Capitalismo Neoliberal, El Fascismo y el Comunismo que disputaron sus espacios de influencia en el Orbe. Por razones de espacio no nos extenderemos en la historia del Fascismo y el Comunismo cuyos extremos ya describimos en el Ensayo Los Extremos Poíiticos: Un llamado a la tolerancia.

La Segunda Guerra Mundial fue una etapa de regreso a la barbarie y de exterminio total de seres humanos: Los Nazis arremetieron primero contra los comunistas, luego los comunistas de la  Unión Soviética resistieron, respondieron y se anexaron los territorios conquistados por los nazis, los capitalistas en un principio siendo amigos de las grandes cifras, se abstuvieron de intervenir mientras Alemania arremetía contra el Comunismo en un principio, y luego se unieron a los comunistas contra el fascismo que arremetió contra el reino británico. Y aunque judíos los hay de todas las nacionalidades -porque serlo es cuestión de Fe y de espiritualidad como cualquier otra religión- el funesto panfleto  «El Protocolo de los Sabios de Zión» -escrito por un furibundo anisemita afinales del siglo XIX- ubicó como un mismo enemigo el «Peligro Judío-Masónico-Comunista» objetivando al enemigo que había que aniquilar.   Algo que realmente funcionó como un manual propagandístico de Operaciones Psicológicas de Primer Orden sobre las masas colonizadas por el nazi-fascismo.

El mayor asesinato de la Razón y la inteligencia humana se produjo durante la II Guerra Mundial.  El saldo trágico de ese enfrentamiento lo pagó la población civil de todos los países en Guerra: hombres, mujeres, ancianos y niños, entre 50 y 80 millones de muertos inocentes  víctimas en bombardeos a ciudades, en Europa, África y en el Pacìfico personas calcinadas con lanzallamas, fusilados frente a fosas comunes o envenados en funestos campos de concentración, millones de soldados, prisioneros, ahogados, ejecutados y dos bombas atómicas detonadas en ciudades pobladas. No habrá un período más horrendo y triste en la historia de la humanidad.

Los Campos de Concentración y Exterminio como Auschwitz en y Treblinka en Polonia se hicieron, la noche de los cuchillos largos y la limpieza de las aceras sacando a los judíos de sus casas se hizo, la selección de las Waffen SS por parte de Heinrich Himler se basó en medidas antropométricas, la persecución al peligro “judío-masónico-comunista” se llev{o a efecto y en fin, el Fascismo es una gran amenaza para la humanidad. Ningún simpatizante del fascismo debe tener espacio moral aceptable en ningún escenario posible.
Por su parte el Comunismo y la Mano de Hierro aniquilando toda subversión, toda oposición posible con purgas en masa y los Gulags de exterminio en Siberia con trabajos forzados hasta morir hicieron su parte como sistema totalitario igualmente cruel. Títeres en los satélites de la Europa del Este bajo influencia soviética, estancamiento y atraso son producto del Comunismo y su único objetivo: Sostenimiento de sistemas totalitarios a través de largas dictaduras.
El Objetivo del Fascismo: Mantenimiento de un sistema étnicamente puro con un Ubersmench (un Superhombre, un Fuhrer, un Duce, un César a la cabeza) con el apoyo de la Iglesia, los sectores aristocráticos y corporativos empresariales aliados para el funcionamiento del Estado.  El Objetivo del Comunismo: La DIctadura del Proletariado y la Clase Obrera con la Dirección única del Jefe Supremo del Partido. Ambos extremos, uno elitesco, el otro populista, se tocan y se hacen semejante en una sola cosa: El mantenimiento de Dictaduras, la aniquilación de la Democracia y amilación el Individuo como principio. Ambos fueron sistemas de masas, para controlar masas,  y para hacer con las masas lo que la camarilla decidiera.

Tras 6 años de barbarie, la Segunda Guerra Mundial finaliza en 1945. Los Derechos del Hombre se retomaron y se ratificaron en la Declaración Universal de los Derechos Humanos al fundarse la ONU.

Progreso y La Razón tomaron otro camino que analizaremos en el próximo artìculo IV con que cerraremos: La PostModernidad. Ya el Ser Romántico trascendental, de la Danza de las Valkirias y el Super Hombre, junto a  la Redención del Comunismo, inclusive la Era de lo útil, de lo vanguardista, así como lo humanista y lo ilustrado de los siglos anteriores… todo ha quedado atrás con la Revolución que Nadie Soñó como la llamó Fernando Mires: La Revolución Microeletrónica que subyace dentro de La Era Global.

Continuará…

 

Prof. Arquímedes Marconi. (2017)

Tus comentarios son importantes...